Saltar Al Contenido Principal
  • Servicios De Conserjería

    Concierge Services
  • Contacta con Nosotros

INTRODUCCIÓN A LAUREN CUTHBERSON

Lauren Cuthberson Dancer Image

La fragancia posee un poder distintivo para cautivar la mente y encantar los sentidos, y nadie lo entiende mejor que la bailarina principal de ballet, Lauren Cuthbertson. Para representar la belleza de su nueva fragancia Wind Flowers, The House of Creed se enorgullece de presentar a Cuthbertson como su musa. Aquí, Lauren revela su práctica de utilizar la poesía de los perfumes para ayudar a encarnar sus personajes en el escenario, y se abre a la pérdida de su sentido del olfato a causa del coronavirus, una experiencia que la llevó a apreciar aún más el poder de los aromas.

 

 

 

La carrera de Cuthbertson ha sido extraordinaria. A sus 37 años, lleva casi dos décadas sobre los escenarios, interpretando una asombrosa variedad de papeles, desde la delicada Hada de Azúcar en El Cascanueces, hasta la indomable cazadora de Sylvia, pasando por la brillante Jaqueline du Pré en las memorias líricas de La violonchelista. Reconocida por su habilidad interpretativa tanto como por su destreza técnica y musicalidad, Cuthbertson encarna el personaje desde el momento en que sus zapatillas de punta tocan el escenario. ¿Y el secreto de estas increíbles transformaciones? El incomparable aroma. Trabajando con su perfumista personal y con otros, Cuthbertson mezcla fragancias a medida no sólo para cada papel, sino para cada escena del ballet.

 

Para su papel de Julieta en la adaptación de la obra maestra de Shakespeare realizada por Tchaikovsky, Cuthbertson tenía preparadas fuera del escenario media docena de fragancias creadas especialmente. Los rápidos cambios de vestuario, acompañados de unas pocas pulverizaciones de estos evocadores perfumes, hicieron que Cuthbertson se transformara olfativamente: de la formalidad de la escena del salón de baile al romance del pas de deux del balcón, y al aire húmedo y musgoso de la tumba de los Capuleto. "Hay un contraste muy grande en tan poco tiempo y tienes que transmitirlo rápidamente al público". Explica la prima ballerina. "El aroma me sitúa justo en ese momento y lugar. Me impacta más que cualquier cambio de vestuario o atrezzo".

 
 

 

El acto de mezclar cada perfume ayuda a Cuthbertson a acercarse a sus personajes. "Es algo tan maravilloso y creativo". Dice sobre el proceso de reflexionar cuidadosa y deliberadamente sobre las motivaciones y el entorno del personaje, de modo que cada escena pueda interpretarse a través de una combinación de aceites esenciales. "Hablar de mi personaje en términos de perfume me obliga a articular y entender el papel de una manera que no tendría que hacer normalmente". Este proceso permite a Cuthbertson conceptualizar el personaje en su totalidad. Recuerda: "Cuando interpretaba a la reina Hermione en El cuento de invierno, me resultaba fácil bailar su lado maternal, pero siempre me olvidaba de que era una reina. Quería crear un perfume que evocara algo suntuoso. En cuanto me puse el perfume, enderezó mi postura".

 

El aroma siempre ha sido una parte importante de la identidad de Lauren Cuthbertson, y algunos de sus primeros recuerdos son de ver a su madre aplicarse perfume: "Existe esa intimidad de estar allí cuando tu madre se prepara para salir cuando eres joven y admiras a un adulto. El toque final era siempre el perfume. Me enganché y le dije que para mi décimo cumpleaños quería mi propia fragancia".

 
 

 

A los 11 años, empezó a estudiar en la Royal Ballet School de Londres. "Era la central de los perfumes". Recuerda. "No teníamos nuestra propia habitación en los dormitorios, sólo una estantería encima de la cama para tus cosas favoritas. Mis perfumes y lociones corporales ocupaban un lugar privilegiado en ese estante. Supongo que todas teníamos que ponernos los mismos leotardos y llevar el pelo de la misma manera. El olor era la única forma de decir quién eras".

 

Cuando empezó a actuar profesionalmente como solista, Cuthbertson dejó de usar perfumes en el escenario. "Llevaba una fragancia muy moderna como Ralph Lauren Polo Sport, que era fresca y energizante, mientras entrenaba. Pero luego, en la actuación de la noche, me ponía mi traje de hada en el mundo medieval de la Bella Durmiente y ese aroma no me parecía apropiado". Explica. "Pero llegó a ser molesto no llevar ningún aroma, ya que es una gran parte de lo que soy. Así que, después de unos años, decidí encontrar fragancias que fueran adecuadas".

 

"El aroma me sitúa justo en ese momento y lugar. Me conecta más que cualquier cambio de vestuario o atrezzo... Hablar de mi personaje en términos de perfume me obliga a articular y entender el papel de una manera que no tendría que hacer normalmente".

 

- Lauren Cuthbertson, bailarina principal de ballet –

 

 

Esto se convirtió en la práctica de Cuthbertson de llevar diferentes perfumes a lo largo de sus presentaciones, reflejando el crecimiento del personaje en el transcurso del ballet. Cuando interpretó por primera vez el papel principal de Sylvia, la elección natural para el primer acto fue una fragancia masculina: "Sylvia es una guerrera poderosa. Necesitaba salir atacando el escenario con un arco y una flecha, con grandes saltos y pasos fuertes. Necesitaba una fragancia que me hiciera sentir varonil". En el segundo acto, se explora el lado femenino y seductor de Sylvia cuando el personaje ejecuta una seductora danza para burlar a su captor, por lo que Cuthbertson optó por un misterioso y provocativo eau de arfum femenino. Hace 10 años, un acto benéfico despertó la pasión de Cuthbertson por crear sus propias fragancias: cuando se le pidió que anunciara el premio de una subasta en una experiencia de elaboración de perfumes personalizados, descubrió el poder único de las fragancias especialmente mezcladas.

  
 
 

 

Con su amor por las fragancias y la danza, Cuthbertson es la musa perfecta para la nueva fragancia floral oscura de Creed, Wind Flowers. Inspirada en la fuerza y la feminidad de las bailarinas en movimiento, cuya gracia recuerda a la de las flores que se mecen con la brisa, Wind Flowers presenta notas de salida de dulce jazmín, picante flor de azahar y suave melocotón, un corazón de nardo y rosa, y una bruma de iris y decadente praliné cremoso que da paso a una base amaderada de almizcle. Lanzada mundialmente el 16 de marzo de 2022, Wind Flowers es la última creación de Olivier Creed, que se une a una colección de lujosas e icónicas fragancias femeninas, como Aventus For Her, Royal Princess Oud y Love in White, ya adoradas por la comunidad de The House of Creed.

 

Esta entrevista con Lauren Cuthbertson es un extracto de la segunda edición del libro de Creed. Si quieres recibir futuros ejemplares, suscríbete a nuestro boletín de noticias a través del enlace que aparece al pie de página.